Escribir es una verdadera fiesta, Ray Bradbury — Calle del Orco

El año en que dejé la escuela secundaria en Los Ángeles adopté para el resto de mi vida el régimen de escribir un cuento por semana. Yo sabía que sin cantidad no podía haber calidad. Sentía que mis cuentos de esa época eran tan malos que sólo la práctica podría despejar los tratos viejos de […]

via Escribir es una verdadera fiesta, Ray Bradbury — Calle del Orco

Anuncios

Genios de la Literatura Norteamericana 1

 

Retomo la publicación de posts con algunos, no están todos en absoluto, de los genios de las letras norteamericanas imprescindibles en mi biblioteca. A continuación os remito algunos de los títulos que han hecho que esta mierda de vida haya sido soportable a pesar de todo, compartiendo sus mundos de papel, tinta e imaginación. De los más clásicos a los más transgresores ninguno de ellos es prescindible. Hay muchos más, pero éstos son con seguridad de mis amigos más queridos.

Arthur Miller: Panorama desde el puente, La muerte de un viajante, Todos eran sus hijos. Un autor valiente y comprometido.

Truman Capote: A sangre Fría, un título con el que el autor sufrió como con ningún otro de sus títulos, una gran obra del periodismo no convencional, una puñalada al alma del americano contemporáneo.

Dashiell Hammet: El genio de la novela negra de Maryland. Quien no recuerda al Halcón Maltés y su inolvidable protagonista en la pantalla, Humphrey Bogart.

Eugene O`Neill: Un fracasado de Princeton (aquí una sonrisa de sarcasmo), premio Nóbel de literatura en 1936. Un genio del Teatro. Con Largo viaje hacia la noche conquistó su ¡¡CUARTO!! premio Pulitzer  explorando las partes más sórdidas de la condición humana.

Ezra Pound: De detestables inclinaciones políticas y racistas, Cathay se considera la obra cumbre del imaginismo. Autor de Idaho curiosamente murió en Medinaceli donde un monumento lo recuerda.

Allen Ginsberg: El psicodélico amigo de Kerouac y Corso. Indispensable miembro de la generación beat y autor de una de las más jodidas patadas en la boca a la sociedad tradicional norteamericana con Aullido.

Ernest Hemingway: Simplemente enorme. El autor genial de El viejo y el mar y Por quien doblan las campanas. Un ejemplo reconocible de que la desesperación del tiro en la boca se haya convertido en leyenda (¡Cúanto tuvieron que ver esos monstruos patéticos llamados psiquiatras en su final acabamiento!).

Henry David Thoreau: Unos de los padres de la literatura norteamericana y conceptualizador de la desobediencia civil. Una referencia para el ecologismo de verdad y no de pastel. Fue a prisión por negarse a pagar impuestos en un país donde todavía existía la esclavitud y por la guerra con Méjico. En la cárcel escribió La Desobediencia Civil. Walden relata sus experiencia viviendo en los bosques de Nueva Inglaterra.

Henry Miller: Irreverente, divertido y muy neoyorkino. Sus Trópicos de Cáncer y Capricornio son simplemente cumbres de la literatura en lengua inglesa e influyeron decididamente sobre la generación beat.

John Steinbeck: Izquierdista, californiano y ganador del Nóbel y del Pulitzer. Su obra más redonda Las uvas de la ira, pero De ratones y hombres y Al Este del Edén no le van  a la zaga.

Ray Bradbury: Sus Crónicas marcianas y Farenheit 451 sonsimplemente obras maestras del genero de anticipación. Maestro de la ciencia ficción y de la descripciónde las sociedades distópicas.

T.S. Elliot: De él dijo Cernuda “un crítico excepcional, a cuya agudeza se deben puntos de vista nuevos sobre el arte de la poesía en general y sobre la historia de la poesía en lengua inglesa en particular”. La tierra baldía será uno delos poemarios claves del modernismo anglosajón.

Washingtong Irving: Uno de los grandes del movimiento romántico. Diplomático y viajero. De él recordaremos siempre la Granada mágica de Los cuentos de la Alhambra. De sus relatos cabe destacar La leyenda de Sleepy Hollow.

Willian Burroughs: Uno de los más longevos y polémicos representantes de la generación beat. Politoxicomano y escritor de una carga poética y transgresora tan salvaje como la expresada en obras maestras como El almuerzo desnudo y La Navidad del yonki.

Charles Bukowsky: Aunque nacido en Alemania uno de los representantes más notables y con mayor carga poética de la literatura norteamericana. Factotum, Pulp o La senda del perdedor son simplemente imprescindibles.

Emily Dickinson: Junto con Ralph Waldo Emerson, Poe y Whitman uan de las poetisas fundacionales de las letras norteamericanas. Cualquiera de sus poemarios intensos y apasionados son merecedores de estar en cualquier biblioteca que se precie.

John Dos Passos: Cercano al socialismo su novela Manhattan Transfer un homenaje a la ciudad de Nueva York desde el punto de vista del fracaso, un punto de vista no demasiado habitual tratándose de la Gran Manzana. Según Le Monde una de las 100 obras más importantes del siglo XX. Como anécdota pude adquirir una primera edición por 4 euros gracias al desconocimiento absoluto de un mal librero y peor poeta.

Nathaniel Hawthorne: Uno de los orígenes de la literatura norteamericana y admirado por el enigmático Lovecraft. Amigo de Melville y encuadrado en el movimiento romántico La letra escarlata es uno de los grandes clásicos del siglo XIX.

James Ellroy: Quizá mi autor más admirado despues de Cervantes. Es considerado el perro rabioso de las letras norteamericanas. Su Cuarteto de Los Ángeles es al menos para mí uno de los trabajos literarios más complejos e importantes de las últimas décadas del panorama literario internacional. Desde aquí mi agradecimiento a mi querido amigo José Alfonso que me lo descubrió y  a mi amada Marta que poco  a poco me ha ido regalando toda su obra.

Jack Kerouac: El más grande de la generación beat, atormentado y alcohólico, su gran obra En la carretera es sin duda uno de los títulos que me llevaría a Marte si fuera uno de los primero colonos sin posibilidad de vuelta. Me marcó profundamente y aún lo sigue haciendo.

Jack London: El autor que nos descubrió a todos el Gran Norte. Referente de las novelas de aventuras como Colmillo Blanco. Para mí personalmente El vagabundo de las estrellas es una de las obras claves de la literatura universal y profundamente perturbadora; su visión de la libertad probablemente sería combatida por cualquier gobierno del mundo.

Louis May Alcott: Quizá de esta lista la autora que mayor optimismo y bondad destila entre todos los autores presentes. Su obra más conocida es Mujercitas. De su experiencia como enfermera en la Guerra Civil heredaría su mortal intoxicación por mercurio y saldría a la luz su obra Escenas de un hospital.

H.P. Lovecraft: Maestro enigmático e introspectivo de Nueva Inglaterra y referente de numerosos escritores del género fantástico. Maestro del horror cósmico cualquiera de sus obras sería imprescindible, personalmente Las montañas de la locura y el horror de Dunwich están entre mis favoritas.

Herman Melville: Autor de la mundialmente famosa Moby Dick, curiosamente una obra no apta para niños aunque se nos haya vendido así. Aunque murió casi olvidado, su escasos seguidores lograron su final reconocimiento hasta ser contado entre uno de los escritores más notables de la literatura universal.

Norman Mailer: Gran innovador del periodismo literario. La canción del verdugo por la que ganó el Pulitzer y Los desnudos y los muertos donde narra sus experiencias durante la II Guerra Mundial serán dos de sus obras más notables.

Patricia Highsmith: Maestra del suspense. Sus temáticas se centran en torno a la culpa, la mentira y el crimen, y sus personajes suelen acercarse a la psicopatía y se mueven en la frontera misma entre el bien y el mal. Extraños en un tren y la serie de novelas de Ripley (el talento de Mr. Ripley) son obras de la autora que no nos podemos perder.

Edgar Allan Poe: No se puede decir nada más de lo que se ha dicho del autor más importante de las letras norteamericanas. Imprescindibles Ligeia, Las aventuras de Arthur Gordon Pynm, Eureka, El Cuervo, El gato negro y un largo etcétera.

Robert E.Howard: Uno de los autores más importantes de las fantasías heroicas modernas y creador de personajes tan populares como Conan el Bárbaro, Kull, Red Sonja  y Solomon Kane. Junto con otros autores forma parte del Círculo de Lovecraft. A pesar de su abundante obra con sólo 36 años se pegó un tiro en la cabeza con su 38 en el interior de su coche.

J.D. Salinger: Icónico autor de El Guardian entre el centeno. A pesar de no haberme dejado una gran impronta, su importancia dentro de la cultura popular norteamericana lo coloca entre uno de los merecedores a estar en esta lista.

F.Scott Fitzgerald: Autor de la generación perdida de los años 20. Su gran novela fue El gran Gatsby y sus relatos cortos ahondan en la desesperación y la juventud. Autor paradigmático de la era dorada del jazz murió prematuramente de un ataque al corazón.

Tennessee Williams: junto con Faulkner autor sureño por excelencia. Su estilo denominado por algunos críticos como el gótico sureño llega a una de sus cumbres con La noche de la Iguana.

Tom Wolfe: El dandy por excelencia y autor de una de las obras icónicas de los 80 y de la influencia de los “Yupis” La hoguera de las vanidades. Ha sido llamado el Balzac de Park Avenue.

Mark Twain: Faulkner lo calíficó como el padre de la literatura norteamericana. Yo no sé si es para tanto, lo que si sé es que siempre recordaré Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn.

Willian Faulkner: Autor sureño y con gran influencia sobre García Márquez y Vargas Llosa. Un estilo centrado en la forma hace que sus obras lleguen prácticamente a la perfección formal. Absalom, Absalom, Mosquitos y el Villorrio están entre las mejores obras y presentes en mi biblioteca. Gano el Nóbel en 1949.

Walt Whitman: Simplemente  con sus Hojas de Hierba y el Canto a mi mismo el más grande entre los grandes de las letras norteamericanas.

En esta lista y lo sé perfectament faltan muchos como Paul Auster, Raymond Chandler, Ralph Waldo Emerson, Robert Bloch, Frank Corso, Stephen King, etcétera. Espero en un futuro cercano elaborar un post similar con algunos de los autores que aún no aparecen en este post. Gracias a tod@s y espero que los disfrutéis como yo lo he hecho.

 

 

CIBERPUNK, ¿Miradas al futuro o ecos del pasado?

cibrepunk territorio toxicoAndaba un día de paso por la casa de unos buenos amigos de camino al Pirineo. Estos amigos, hay que decirlo, tienen una gran biblioteca y cuando me retiro siempre les pido que me recomienden un libro para hojear unas páginas, siempre bien fiado en el gusto y originalidad de estos colegas. Así cayó en mis manos “Criptonomicón”, la obra maestra de Neal Stephenson y según dicen algunos la Biblia del movimiento Ciberpunk. Originalmente publicada por la editorial Avon el 4 de mayo de 1999 en los Estados Unidos, yo ya la lei en castellano en la edición de 2002 que salió en un sólo volumen de Ediciones B. Dividida en tres partes: El código Enigma, El código Pontifex y El código Aretusa, me dejó tan sumamente anonadado por lo original de su planteamiento que el ciberpunk ya pasó a formar parte de mi imaginario particular.

Debo aclarar antes de proseguir con el post, que Criptonomicón, formalmente, no es considerado en muchos ámbitos ciberpunk, aunque sus planteamientos y lo complejo y poliédrico de su trama a mi me lo parecen.

El Ciberpunk surge como un subgénero bastardo de la ciencia ficción, donde los protagonistas viven en una sociedad distópica tecnológícamente avanzada y donde los seres humanos sobreviven bajo premisas, podríamos decir que de bajo nivel de vida. Auna ciencias como la informática y la cibernética conviviendo con una sociedad disfuncional , empobrecida y desintegrada en la que de alguna manera sus protagonistas persiguen algún tipo de cambio radical en el orden social.

El ciberpunk huye de las grandes tramas épicas al estilo de I. Asimov en “La Fundación” o de la genial obra de Herbert “Dune”. Más en la línea de Philip K. Dick, autor de la obra precursora de la película Blade Runner “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” y de la primera entrega de la trilogía de “Matrix”. El ciberpunk nos dibuja una sociedad deprimente donde la tecnología no ha solucionado los problemas atávicos de las sociedades humanas (como esperaría el positivista Compte), más bien al contrario, la tecnología se convierte en el factor determinante que deshumaniza la sociedad, dividiéndola claramente entre los privilegiados y los que no lo son. El ciberpunk dibuja un mundo siniestro donde la tecnología parasita al ser humano y donde los protagonistas tienden a moverse en entornos oscuros, pesimistas, duros, propios de la novela negra con protagonistas cargados de fatalidad y falta de fe en un futuro tecnológico que los ha defraudado, que les prometió la redención en base al avance de la tecnología y que finalmente de una manera u otra los esclaviza.

Philip K.Dick Blade Runner CiberpunkEl ciberpunk se estableca a partir de los ochenta del pasado siglo como un género profético, que pronostica una red de redes controlada por las grandes corporaciones, desvinculada de la población y dedicada al control enfermizo de la actividad humana. En estos términos el ciberpunk se erige como un movimiento contracultural, deudor de una tradición libertaria que desconfía de las nuevas tecnologías, que si bien pueden proporcionar un mayor nivel de bienestar (normalmente a los menos), también tienen el fin bastardo del control del individuo. De hecho, es impactante que autores como Gibson (“Neuromante”) no esciben acerca de un futuro probable, sino de un mundo deshumanizado que ya es.

En literatura, el ciberpunk tuvo muchos detractores que le achacaban una falta de calidad e innovación narrativa que estaba muy presente en los grandes de la Sci-Fi de los años sesenta como Clark o Bradbury. En cualquier caso su ruptura con la Sci-Fi tradicional lo convirtió en una nueva ola que atrajo a nuevos autores que originalmente no se integraban en este movimiento. Al mismo tiempo se convirtió en un movimiento con el que Hollywood obtuvo y sigue obteniendo grandes beneficios en las taquillas. El ciber punk ya se ha establecido en las últimas tres décadas como un movimiento consolidado que abarca desde la producción musical con géneros músicales como  el drum and bass y su variante neurofunk, hasta el anime y el manga con obras maestras como Akira y una subcultura derivada en el mundo de los videojuegos (Final Fantasy o Deux Ex) y de los juegos de rol (Shadowrun).

Por último, y como a un género que ya cuenta con más de tres décadas, el ciberpunk ha sufrido variaciones segun distintas escuelas como el Biopunk, el Steampunk, el Dieselpunk o el Wirepunk, de los que quizá hablemos en otros posts. A continuación os dejamos una serie de obras de todo género que son imprescindibles para entender este movimiento contracultural y muy controvertido.

Sociedad Distópica CiberpunkLiteratura:

Bruce Bethke, “Ciberpunk”; William Gibson, “Neuromante”; Philip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”; Bruce Sterling, “La máquina diferencial”; Neal Stephenson, “La era del diamante”; Warren Ellis, “Transmetropolitan”.

Cine y Televisión:

Jean-Luc Godar, “Alphaville”; Ridley Scott, “Blade Runner”; Hermanos Wachowsky, “The Matrix”; Robert Longo, “Johnny Mnemonic”; Steven Spielberg, “Minority Report”; Paul Verhoeven, “Robocop”, Lorimar Productions, “Max Headroom (La Serie)”.

Anime:

Akira, Cowboy Bebop, Trigun, Desert Punk, Battle Angel Alita, Bubblegum Crisis, Armitage III, Armitage Dual Matrix, Silent Möbius, Serial Experiments Lain, Texhnolyze, Boogiepop Phamtom, Appleseed, Ergo Proxy, Psycho Pass y Ghost in the Shell.

Música:

Cybotron, Kraftwerk, Voivod, Sigue Sigue Sputnik, The Cassandra Complex,

Juegos:

Deus Ex, System Shock, Final Fantasy, Snatcher, Enter the Matrix , Mega Man, Ciberpunk 2020, Shadowrun, freeware Beneath, Steel Sky, Neuromancer, Bloodnet, Hell: A Ciberpunk Thriller

“No Puedo” de B.C.P. , un poeta del Pueblo

No puedo, Poema

Hace algunas fechas publicábamos un breve relato de nuestro amigo y escritor hispano-norteamericano M. Sitka, “El bar al que nunca volví” recordando una historia real que nuestro autor de cabecera, de visita en España, escribió basándose en la experiencia propia de amigos como el que ecribe estas líneas. Hoy os traemos uno de los bellos poemas llenos de sentimiento y emoción con los que este poeta del Pueblo adornaba su establecimiento, tan querido para nosotros.

A continuación lo transcribimos acompañado de la foto del manuscrito original manteniendo el anonimato por expreso deseo del autor. Sólo me queda decir desde este foro, que ya es leido por internautas de España, los Estados Unidos y gran parte de Latinoamérica, ¡GRACIAS!  B.C.P. por llevar la poesía al corazón de la gente corriente, del pueblo al que sirves y que te sirve de inspiración. No publicaremos tu nombre por que así lo quieres pero si hay lugar en este breve artículo para animar a todos los lectores a disfrutar de los poemas del día a día, mucho más sentidos que los juegos malabares e impostores de los que se creen que ya habitan el Parnaso de la fama. B.C.P. quedará en el corazón de las gentes, los otros desaparecerán como las cenizas de una hoguera de fortuna apagada hace tiempo.

“No puedo darte alegría

porque se me ha acabado.

No puedo darte pasión

porque no la tengo.

No puedo darte ilusiones

porque mis manos

acarician el fin

de todos mis sueños.

Pero puedo darte reposo,

puedo llenarte de besos,

puedo enseñarte que nada

se acaba con el silencio.

En la oscuridad queda algo

que respira con el tiempo…

Es…lo único que queda,

Es…lo único que tenemos

TIEMPO

Y…a mi se me está acabando

sin darme cuenta de ello

YO

quisiera darte todo

TODO

lo que no puedo”

                                                           (B.C.P.)

DOCE HOMBRES SIN PIEDAD- UNA DE LAS CUMBRES DEL TEATRO COMTEMPORÁNEO

Lo decimos sin ambages, la obra que nos ocupa la consideramos una de las cumbres del teatro comtemporáneo y en concreto del teatro norteamericano. Reginald Rose es el autor de esta obra maestra, que en estos tiempos convulsos en que la justicia se encuentra en entredicho es de obligado visionado, pero aún más, la heroicidad de un hombre en solitario contra el pensamiento único y sobre todo en contra de la pena de muerte.

Reginald Rose
Reginald Rose

La obra de Reginald Rose fue estrenada el 20 de septiembre de 1954 en el espacio Studio One (curiosa coincidencia con el espacio de la televisión española Estudio 1)  de la cadena de televisión norteamericana CBS. Un año más tarde, la obra fue adaptada para su interpretación sobre los escenarios. Al fin, Sidney Lumet en 1957 rodó la película de la obra de R. Rose.

Los temas que trata la obra son capitales desde muchos puntos de vista entre los que destacan, la construcción de consenso, las diferencias de clase social entre los diferentes miembros del jurado, las relaciones padre/hijo, la lucha dialogada de un hombre solo contra la mayoría, obviamente el sistema de justicia basado en el jurado que puede llevar a juicios basados en el prejuicio y la duda razonable en la que se basa el postrer veredicto de inocencia.

Como comento a muchos alumnos, la verdad no suele estar en las grandes soflamas sino en las pequeñas cosas, que en esta obra se materializa en esos pequeñós aspectos del proceso que nadie toma en cuenta salvo el quinto jurado interpretado magistralmente por Henry Fonda y por J.M. Rodero en la versión española.

La obra escrita en una época realmente difícil en los Estados Unidos cuando coleaba todavía la caza de brujas del senador republicano McArthy y del surgimiento con fuerza de la lucha por los derechos civiles sólo podemos calificarla de una apuesta valiente al igual que lo fue la negativa a declarar contra los compañeros de profesión que protagonizó el genial Arthur Miller.

La acción se desarrolla en la sala de deliberaciones de un juzgado de la ciudad de New York . La obra se abre con una voz en off que da las instrucciones al jurado que incluyen que un veredicto de culpabilidad en este caso de asesinato acaerraría al acusado la pena capital. Doce hombres sin nombre (nunca sabemos el nombre real de los jurados, sólo su número) con todas sus miserias y complejos decidiendo sobre la vida de un joven de infancia y juventud difícil en un barrio deprimido y pobre de la próspera Gran Manzana. Un arquitecto, un relojero inmigrante, un vendedor, el dueño de un taller, un empleado de banca, un obrero, un jubilado, un self made man al que su hijo abandona por su abuso continuado de autoridad, un publicista, un panorama amplio de la sociedad norteamericana de la época, un dibujo inmenso que se manifiesta completamente actual  a pesar de la sociedad tecnológica y supuestamente moderna en la que vivimos.

Fotograma de la versión española de 12 hombres sin piedad
Fotograma de la versión española de 12 hombres sin piedad

En la versión española que aquí os presentamos y estrenada en 1973 en los años en la que la dictadura franquista daba los últimos coletazos la película de Lumet, es a mi parecer mejorada, con la música de la casa del Sol Naciente como fondo y un trabajo magistral de dirección de Gustavo Pérez Puig y de interpretación, donde elenco de actores representa lo mejor de la interpretación, masculina en este caso, de la época. Jm. Rodero, José Bódalo, Antonio Casal, Carlos Lemos, Pedro Osinaga, Manuel Aleixandre, Rafael Alonso, Ismael Merlo, Fernando Delgado, Jesús Puente, Sancho Gracia y Luis Prendes.

No queremos olvidar el personaje inmaterial que planea sobre toda la obra, el calor insoportable del verano neoyorkino que pone en tensión a todos los personajes, un calor que hasta el espectador es capaz de sentir.

Totalmente recomendable y especialmente indicada para la reflexión. No os cansamos más, esperamos que os guste y nos haga pensar sobre la importancia de la justicia bien entendida, del consenso y del Ser Humano en definitiva en su papel de juez de otros como él.

Aunque en Inglés os incluimos el enlace a una de las páginas que mejor analiza esta obra fundamental del teatro moderno.

12 Hombres Sin piedad en GradeSaver- Análisis Crítico

Desde el pasado Buero Vallejo nos da las claves para el futuro

“Los hombres, las sociedades, no podrán superar sus miserias si no las tienen muy presentes.” Antonio Buero Vallejo

Buero, el gran maestro y observador de la sociedad española comtemporánea vió nuestro futuro y quizá nuestra esperanza desde su mirada triste, desde su simbolismo magistral, condenados, ciegos, incomprendidos y seres humanos al fin y al cabo. Desengañados como él miramos el futuro de España desde su obra. Él descansa tras la cortina de la muerte mientras nosotros como ratas descerebradas y obstinadas seguimos haciendo girar la rueda, pero llegará el día que pese a las consecuencias, las ratas se negarán y devorarán sin compasión al que las encierra en su jaula de falsas ilusiones e ignorancia.

La mirada inteligente y triste del maestro
La mirada inteligente y triste del maestro

Galería de retratos de los más grandes autores de la Literatura Norteamericana

Galería de retratos de la Literatura Norteamericana

¿Cómo eran? ¿qué transmitía su mirada? En esta galería de casi sesenta de los más grandes de las letras norteamericanas podréis ver cara a cara desde Arthur Miller y Walt Whitman hasta a algunos menos conocidos por el público hispanohablante como Robert Bloch o Clark Asthon Smith . Disfrutadlo, va dedicado a tod@s los que han decidido hacer de las letras una forma de vida y especialmente dedicado tres amigos norteamericanos que han hecho de la literatura, no una plataforma para lucir su pedantería, sino un ejercicio de humildad interior y una forma de vida.

http://es.pinterest.com/toxichomeland/grandes-de-la-literatura-norteamericana/

Siglo XXII, una nueva cultura – El pesimista relato visionario de un niño sobre el futuro

Imagen

Este relato breve que os publico hoy en el blog me sorprendió, y podríamos decir que hasta me inquietó, en gran medida porque es el relato sin corrección alguna de un jovencito de ¡ONCE AÑOS! Cuando su padre me envió por mail el texto me comentó que estaba muy ofendido porque no lo habían considerado en el concurso escolar para el que estaba escrito. Mi conclusión despues de leerlo se limita a poder afirmar con rotundidad, que mal van a poder valorar este texto de un niño que no conoce obviamente ni a Huxley ni a Orwell cuando ni ellos mismos podrían escribir un texto así. Sin corregir, quizá con alguna inconsistencia (las tienen hasta los más grandes) me hace pensar que si el mundo lo ve así un niño (más maduro de lo que cabría suponer) quizá la situación del mundo actual, tal y como lo vivimos, sea mucho más  delicada de lo que pensábamos, o quizá tengamos en ciernes a un autor que en años venideros dará mucho que hablar en el mundillo literario. ¡FELICIDADES MIGUEL! y ojala el mundo futuro que vivas no sea como el que describes en tu magnífico relato.

SIGLO XXII, UNA NUEVA CULTURA

La gente no es la misma. Faltan recursos, entre ellos el agua. Es la nueva cultura: 22. La gente muere de hambre y epidemias. Y solamente es el principio. En la casa 22, de la calle 22 vive un chico llamado 577. A cada niño  que nace en el siglo 22 se le asigna un número. Hoy tiene que ir a trabajar al campo y mañana a la ciudad. Todos los trabajadores van vestidos con un mono naranja y con un número y un signo. El signo tiene forma de espada. En el filo está grabada una G y en el mango una M. Solo los sabios saben su significado. 577 va al campo como muchos más trabajadores.

Hoy ha escrito en su diario: Día 6.778. Hoy he ido al campo, por ahora me gusta mas que la fábrica de acero de ayer. Mañana iré a la ciudad y podré beber agua y conoceré a mi sabio. Los sabios son números muy pequeños. Del 1 al 450. Los sabios pasan su sabiduría antes de morir a sus aprendices entre ellos 577.

577 se acaba de levantar. Duermen en colchones y casas que les proporciona el gobierno. Hoy 577 está muy contento pero no puede expresar su alegría o será expulsado. Fue a la ciudad en un autobús viejo y destrozado por la gente. Cuando llegó a la ciudad le pareció todo enorme. La gente iba y venia con enormes maletines. Subió a un rascacielos de 366 pisos. Su sabio estaba en el último. Subiendo en el ascensor se le escapó una sonrisita tímida. La gente que le acompañaba le ignoró. En estos tiempos de pobreza la gente no quería meterse en líos. Llegó a la última planta y se encontró con su sabio. La habitación era preciosa, tenía alfombras enormes, una fuente de oro en el centro, unos cuadros preciosos de bosques y de mares, era increíble. Su sabio estaba escribiendo sus memorias. 577 dijo “hola para romper el hielo. Hola. Le contestó.

-Bueno empecemos- dijo el sabio-. Me presento, soy 122. Pero llámame David. Sígueme.

577 y David fueron a la calle y le dijo a 577:

-¡Ríete, ríete con todas tus ganas!

-¿Seguro?

-Si seguro. 577 se rió con todas sus ganas. Vinieron tres policías a por él y le metieron en un coche. Su sabio cogió su Mercedes último modelo y les siguió. Llegaron a un hangar en medio del desierto. Pararon a su sabio y le dijeron:

-Usted no puede pasar.

Y dijo el sabio: ¡Como que no puedo pasar soy su sabio!

-Usted perdone pase, pase.

Pasó y llegó al hangar. Tenía unos difusores en el techo. Sacó a 577 del hangar antes de que los pusieran en marcha. Entonces 577 le dijo:

-Es la primera vez que entro en un hangar.

David le dijo:

-Todavía no has aprendido nada. ¡Casi te expulsan!

-Lo siento David.

-¡Como que lo sientes si no has hecho nada! ¡Solamente te has reído! -Tienes razón me gustaría cambiar el mundo. Este mundo es horrible no me gusta nada. ¡Me voy a casa no quiero ni verte!

Se fue a casa y se puso en el ordenador, entro en el MS-DOS y entró en una página web. Pensando que era muy fácil hackear una página web. Intentó hackear la página del gobierno. Llegando a la conclusión que pudiendo hackear la página del gobierno podría hackear internet. Fue a la tienda de informática y pidió unos electroimanes y un microondas. Los colocó en su casa. Los electroimanes eran para si viene la policía cargarse todos los ordenadores y  destruir todos los archivos y el microondas pues para prepararse unos piccolinis y destruir cd´s. También compró algo de comer y una frontal por si se dormía para simular el sol. Llevaba 123 horas enganchado al ordenador, no podía más, se tuvo que ir a la cama.

Por la mañana se encontró que le habían robado los ordenadores. Pero 577 no era tonto, no tenía nada de archivos en el ordenador los subió todos a un servidor que lo conocían cuatro. Pero el se preguntaba como le habían encontrado. Llegó a pensar que jugando a World of Warcraft podrían haber pillado la IP del ordenador. No tenia ni idea. Bueno, se fue a trabajar para conseguir algo de dinero.

Hoy se había acordado de que llevaba sin escribir en su diario un montón de días. Lo estuvo buscando pero no lo encontró. Ya no sabía en que día estaba. Fue a trabajar hoy le tocaba en una fabrica de mesas. No le gustó nada pero ganó lo suficiente para otro ordenador. Cuando llegó a casa le cambiaron la cerradura y no pudo entrar,  se quedó con su mono naranja y 600 dólares. No sabía donde ir. A la ciudad, al mar, al campo…No tenía ni idea. Los 600 dólares solamente le duraron 10 días. Cuando iba a trabajar no le dejaban. Había sido expulsado. No sabía que hacer.

Tuvo una idea, fue al hangar. Cuando fue al hangar se encontró con David. David le dijo a 577: No quisiste aprender, y aquí estás muerto de hambre y de sed, no quiero saber nada más de ti.

Entró en el hangar y no se supo más de 577. Su nombre real era Felipe Juan Carlos. La cultura 22 es horrible y espero que no sea así el futuro.

Autor: “MGV”

¿Por qué escribir de nuevo? (Why do I wanna write again?)

horca_560x280

¿Por qué? Una buena pregunta que no se responder de forma exacta. Quizá, como les ha ocurrido, les ocurre y les seguira sucediendo a todos a quellos que en la escritura encuentran porque sea la última alternativa a colgarse y desaparecer para siempre. La escritura, más aún si llega a eso que llaman literatura, es el último refugio de los cobardes, quizá también el último bastión que queda a las almas independientes antes de ser aquello por lo que definían a los gladiadores en la, aunque inexacta, genial cinta de Ridley Scott: sombras y ceniza. Escribir es doloroso y, tópicos aparte, todavía no se ha conocido al gran creador que en su felicidad externa sea capaz de arrebatarnos con los conflictos internos de sus personajes.

Escribo porque ya no me queda más allá de mis pensamientos, y no consentiré en jugar con lo políticamente correcto o premeditar lo políticamente incorrecto para salir del fango. El fango tiene un amargo sabor pero al menos es auténtico en su oscura naturaleza. Escribo porque mis carencias me aplastan, porque el sueño se ha llegado a convertir en el único refugio donde todavía brilla alguna luz, donde lo demonios modernos no logran apresarme y porque simple y llanamente me da la real gana. Ficción y reflexión es quizá lo último que intentarán robar, ocultar, desprestigiar y matar aquellos que llamándose poderes fácticos parecen adquirir nobleza en esa definición. Fáctico significa “de hecho”, pues no hay nada más que hablar a ese respecto ya que todos sabemos a día de hoy quienes representan el poder real en su esencia más perversa.

Sigo mirando el cable que se balancea lánguidamente de la escalera, es inócuo, polivalente, sin conciencia de ser el instrumento que puede quitar la vida o conectarme al resto de seres humanos. No es perversa la realidad sino la percepción que tenemos de ella, y recuperando a un Platón, no por muy estudiado mejor comprendido, el acabamiento de la vida no es algo ni malo ni bueno, es una idea, y como todas increada, indiferente, una especie de Crom que mira aburrido las penalidades del héroe de Howard. Es la percepción, la Doxa, el hecho material de sentir el nudo rompiendo nuestra vida lo que nos hace temer no viajar al otro lado del espejo de forma voluntaria.

El miedo y no el deseo es el motivo que he encontrado para abrir este espacio porque nunca es bueno aceptar lo que está impuesto simplemente porque nos lo repitan constantemente los corifeos de esos poderes fácticos de los que hablaba antes.

Mientras tanto no desataré la cuerda de la escalera porque ella me recuerda que al menos el que escribe estasa líneas sólo es una somba a punto de convertirse en ceniza.

“No creo en exilios, no creo en destierros, libre y voluntario es aceptar lo que está impuesto”

(Santi Santos)

El que quiera entender, que entienda.