Ciencias “Clásicas” Vs. Ciencias Sociales: El Factor Humano

Mosaico pictórico de Escher

Como profesor o formador de disciplinas principalmente de Ciencias pero también de humanidades es una contradicción que está en la propia naturaleza del título. ¿Por estar a favor claramente de las ciencias puras y experimentales en contra de las llamadas ciencias sociales? No, no es una cuestión de estar a favor o en contra, es simplemente una constatación de facto de que al contrario de en las ciencias “clásicas”, las ciencias sociales presentan un factor que no está presente en las otras: el factor humano.

Dice una antigua máxima cabalística, de la que se atribuye un antiguo origen hebreo, que lo que no se puede expresar por un número no existe. No seamos maximalistas, en efecto, siempre podríamos hablar de grandes sustantivos como el amor, la solidaridad, la maldad, la bondad, etc… que al menos en principio no parecen ser cuantificables, y sin embargo, afirmamos que existen en la medida que los experimentamos en nuestra propia experiencia.

sin-ciencia-no-hay-futuro-investigacion-basica-id

En las ciencias puras tales como las matemáticas y la física sabemos y afirmamos que sus resultados no se exponen a discusión. Si la resistencia a la torsión de un cable de acero es una determinada, soporta tantos kilos por fibra determinando el grado de torsión, el grosor y composición de cada fibra del cable y las condiciones ambientales que es capaz de soportar (carga, límite de fractura, condición elástico-plástico, temperatura,etc.) son determinadas, podemos afirmar que un ingeniero medianamente competente podrá aplicar las conclusiones de las matemáticas y la física a su campo de la ingeniería civil y proyectará con seguridad el puente atirantado a diseñar. En sus más modernos avances, sin embargo, las matemáticas, la física y la filosofía llegan a estar tan enmarañadas que se confunden unas con otras, pero no nos equivoquemos, salvo defendiendo el modelo antrópico ( en realidad afirma que el Universo existe para que en última instancia el Ser Humano lo observe), la filosofía siempre deberá seguir los modelos “coherentes” desarrollados por físicos y matemáticos. Siempre que los ha contradicho (el caso de la jerarquía católica i.e.) al final han tenido que modificar su modelo para ajustarse al establecido por las dos grandes disciplinas teóricas.

Si nos dirigimos a las ciencias aplicadas, tales como las comunicaciones, la ingeniería, la biología, la medicina, la geología o la química, estamos en una situación muy similar, quiero decir, todas estas disciplinas surgieron como derivaciones de las tres grandes (incluimos la filosofía). En la actualidad la aplicación directa de los avances en la física y las matemáticas en técnicas analíticas, análisis de la evolución, prospección geofísica ,la comprensión real del metabolismo celular, o el diseño de equipos de imagen médica que aplica los últimos conocimientos de la física entre otros miles de casos nos inclina a unir todas estas disciplinas al grupo de las dos grandes. ¿Porqué sucede ésto? Es obvio, aplican el método científico, que permite testar los resultados de experimentos repetibles bajo las mismas condiciones, lo cuantifican….y eso no sucede con las ciencias sociales.

esq21

Pienso, no con agrado, pero de una manera bastante real que a las denominadas ciencias sociales como la sociología, la economía, la psicología, la psiquiatría (un caso bastante peculiar), la historia en su análisis comparativo y el resto surgen como “Ciencias” como el acuñamiento bastante especial de un cierto complejo de inferioridad. ¿Porqué?, pues lo que les he dicho antes, no nos engañemos, son absolutamente incapaces de generar ni una sola predicción, aún apoyadas con estadísticas. ¡Ah! las estadísticas, obviando el chiste que afirma que existen para mentir científicamente, me adhiero más bien a la definición que hace Sean Carroll, catedrático de CalTech en la que afirma, que las estadísticas son para el Ser Humano la manera de sacar de paseo a nuestra ignorancia. Podemos analizar brevemente algún caso.

El caso de la economía es paradigmático y en la actualidad inmersos todavía en una grave crisis económica, cuando la economía es un tema de conversación habitual, y aquí el más tonto hila bolillos. Increible. Ni un sólo economista hasta la fecha ha predicho fielmente la llegada de una gran recesión (ni pequeña), los premios Nobel de economía en muchos casos se otorgan a matemáticos o economistas convertidos en matemáticos. Pero incluso en el caso de la famosa “Teoría de Juegos”, ya sea o no con negociación no toma en cuenta el factor humano, factor del que no adolecen, para su descrédito, la totalidad de las ciencias sociales.

El caso de la psicología es incluso tierno. Es fácil. Pongamos a prueba cualquier postulado psicologico al método científico (no hagamos trucos, excepción hecha la neurología, la bioquímica y otros aspectos), estamos hablando estrictamente de postulados psicológicos. Fracasan en todos los casos, y a lo sumo se apoyan en estadísticas, que en muchos casos podemos juzgarlas como parciales y de escasa factura.

El caso de la psiquiatría es más dramático, un complejo de inferioridad llevado a la extravagancia y convirtiendo a un millón de farsantes en recetadores de psicofármacos, en base a unos supuestos modificadores neuroquímicos, lo cual les permite diagnosticar de enfermedades mentales a prácticamente todos los ciudadanos. Recuerden, ahora todos los chicos son disléxicos, o tienen TAH, para lo cual tiene  su sufrido vademécum de fármacos que convertirán a final a generaciones en bandas de gilipuertas.

ARBOL

En definitiva, cualquier disciplina que no pueda someterse de forma estricta al análisis del método científico, el caso de las ciencias sociales, es en realidad una creencia aceptada socialmente y que no ha pasado un serio análisis racional independiente y competente.

El Ser Humano, factor humano del que dependen las ciencias sociales, por ahora es una especie que está compuesta por individualidades, que funcionan con reglas, que varían en abanicos muy amplios según criterios de intensidad, cultura, nivel económico, formación, estructura familiar, etc. y que no pueden ser cuantificadas, al menos por ahora, y que en sociedades, especialmente la occidental desarrollada, donde el individualismo se promueve, predecir comportamientos y modelos exactos es simplemente imposible, de donde deduzco en última instancia, que las ciencias sociales en absoluto son ciencias.

Pero yo no escribo la historia. Gracias lector.