En el 15 Aniversario de la Batalla de Seattle

Battle of Seattle Batalla en Seattle

Estamos en el 15 aniversario de lo que se conoció como la cumbre del fin del milenio con motivo de la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC-WTO) del 30 de Noviembre al 3 de Diciembre de 1999. no fue la única, Montreal, Korea y algunas otras cumbres que sancionarían acuerdos tan lesivos para la humanidad como el tratado NAFTA convocaron un cenit de activismo que parecía despues de décadas dormido.

Es cierto que la Batalla de Seattle no acabó con la OMC y organismos similares, pero sí despertó una conciencia colectiva que en los últimos veinte años ha ido a más, convirtiéndose en un movimiento de contestación a los acuerdos con los que las transnacionales junto a los gobiernos pretenden controlar el comercio mundial en perjuicio de la población mundial en beneficio de unos pocos, es decir de las grandes corporaciones. Pero no acaba ésto aquí, la OMC en concreto puede imponer multas y sanciones a los países que no se plieguen a los designios autoritarios del libre mercado, profundizándose más aún si cabe la desigualdad entre los diferentes territorios.

La Cumbre de Seattle fue como la mecha de una bomba que se acaba y a partir de ese momento se empezaron a multiplicar los movimientos en todo el planeta. Lemas como “somos libres”, o “Las calles son nuestras” recorrieron todo el planeta siendo la primera cumbre seguida a través de pórtatil por hacktivistas por streaming, retransmisión soportada por servidores remotos, por ejemplo en Escocia.

En la Batalla de Seattle, éxito en lo que se refiere a sus objetivos de boicot a la cumbre del OMC, y que costó el puesto al jefe de policía y al alcalde de la ciudad, se utilizaron los métodos más brutales policiales y parapoliciales con cientos de detenidos y heridos. El coste fue alto pero la batalla se ganó. Precaución y miedo se adivina en los poderes fácticos como en el caso español cuando militares profesionales están siendo entrenados como antidisturbios en tácticas de control de masas (Fuente: Público)

Seattle Represión

El resultado a posteriori fue contradictorio y los poderes fácticos aprendieron para nuestro mal, ampliando los perímetros de seguridad, promoviendo leyes como la actual Ley de Seguridad Ciudadana española, con muertos como el estudiante Carlo Guliani en las protestas contra la Cumbre del G8 en Génova o los nulos resultados de la Cumbre de Doha.

Carlo Guliani

La contrapartida que permite ver el futuro con algo más de esperanza es la generalización de estos movimientos ciudadanos de protesta y movilización, que dió lugar a las mareas, los nuevos partidos y formaciones con afán de una política y visión de mundo distinta como Podemos, Ganemos, Ciudadanos o Equo en el caso de nuestro páis o movilizaciones simultáneas en decenas de grandes metrópolis de todo el mundo como la de Anonymous del pasado 6 de Noviembre. Y aviso para navegantes, dejamos las visionarias declaraciones de un multimillonario como Nick Hanauer:

“Tengo un mensaje para mis compañeros asquerosamente ricos, para todos aquellos que vivimos encerrados en nuestras burbujas cerradas: despertad. Esto no va a durar.

Las revoluciones, como las quiebras, se aproximan poco a poco, y estallan de repente. Un día, alguien se prende fuego a lo bonzo y de golpe, miles de personas inundan las calles y antes de que te des cuenta, el país entero está quemando por los cuatro costados.

Si la desigualdad sigue aumentando como hasta ahora, esto va a acabar sucediendo. No seremos capaces de predecir cuándo y resultará terrible para todos.

¿Qué es lo que veo en nuestro futuro? Veo horcas. Se acercan las horcas…para nosotros, los plutócratas”

 

Como homenaje a la Batalla de Seattle os dejamos la traducción(disculpas de antemano por los errores que esta traducción libre pudiere tener) del poema de J.L Hall detenida por las fuerzas antidisturbios en los disturbios de Seattle y que nos llega desde Eugene, Oregón vía e-mail por nuestro colaborador, el escritor M.Sitka:

“Y LA BATALLA CONTINÚA”

I

Agujas espaciales mirando sin ojos bajo las nubes del Pacífico

miran y recuerdan a los intrusos de Alki Point. emigrantes,

con los años, hermanos de los pueblos Suquanish y Duwanish.

Y en los ojos hace muchos años vaciados, alegres de colibríes,

sombreados por los bosques,volcanes y glaciares del Noroeste.

Tierras románticas, destino final de buscadores de lo desconocido,

de amantes de La Tierra.

Por esto y por mucho más la batalla continúa.

II

 Pero los cuervos pusieron en el punto de mira a los que se pasean por La Tierra.

Bosques elegidos para propagar su mentira.

¡LIBERTAD! ¡Todo en nombre de la Libertad!,

¡Alli lo acordaremos!, proclamaban los cuervos,

¡Todos esclavos libres de los cuervos!

engordaremos a costa de esa libertad, Puta de Babilonia en nuestras bocas,

Todos callados para que los cuervos graznen.

¡Hay mayor regocijo que ver como engordan nuestras panzas,

alimentadas de esa libertad bastarda que les lanzaremos desde nuestra cueva del Paramount.

Creían que engañaban a los colibríes.

Por eso la batalla continúa.

III

Cuervos ingenuos siguieron creyendo que los colibríes insignificantes aletearían inútilmente.

Pero desde el fondo de las calles, las policromadas alas de los pequeños

se elevaron en el aire y decidieron enfrentarse a los cuervos.

La soberbia de los alados negros despreció el agraciado vuelo de aves tan frágiles,

pero su aleteo levantó vientos de tempestad,

y llegó a todas las aves y bestias de La Tierra que habitaban los bosques del Noroeste.

Esta soberbia fue la piedra con la que intentaron aplastar a todos los que se alzaron en Alki Point.

Entonces comenzó la lucha,

y la batalla continúa.

IV

Los cuervos con sus graznidos cubrieron de mentiras el valle,

lanzaron sus gases y proyectiles,

pero las lágrimas se convirtieron en un grito y clamor de libertad,

muchos fueron encerrados, atropellados y heridos entre graznidos,

que nombrando la libertad la insultaban,

pero no pudieron los cuervos mantenerse en el árbol y a muchos les echarondel valle.

Pero eran legión y muchos volvieron con sus graznidos,

y los extendieron por todo el valle hasta alcanzar toda La Tierra.

EPÍLOGO

Todavía los cuervos extienden las nubes de tempestad con el negro aleteo de sus alas

Por eso, y más que nunca

La Batalla debe continuar

(Tributed to Carlo Guliani, killed in Geneva, 2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s